Follow by Email

miércoles, 7 de junio de 2017

Recordar es el mejor modo de olvidar. Sigmund Freud





Memoria. ¿Qué es la memoria?, ¿Porqué cada persona tiene unos recuerdos diferentes de los mismos acontecimientos, otras ni siquiera los recuerdan?. Siempre ha sido un misterio para mi. Hay incluso personas que tienen la audacia de llamar rencorosa a otra por recordar un determinado acontecimiento. ¿Por tener memoria?. Se pueden recordar o lo que es lo mismo, no olvidar, momentos buenos que ocurrieron muchísimos años atrás y también malos, porque impactaron, pero a eso no lo llamaría rencor, creo que se puede perdonar, pero, para ello es necesario la memoria, si no, ¿Qué es lo que perdonas? Si no recuerdas...El rencor es otra cosa, es mantener el sentimiento de dolor en el tiempo, lo que hace daño a uno mismo.

Suelen ser los desmemoriados los que más reprochan que se recuerde, especialmente los malos momentos, qué fácil es cuando no has tenido esa experiencia juzgar al otro por recordar. Pero lo más gracioso es que llega un momento en el que te das cuenta que esa persona tampoco recuerda una excursión divertidísima que compartió hace unos años, o en qué momento alguien le dedicó una poesía porque le salió del alma, porque le impactó su momento de tristeza o de alegría. 

¿Será que la memoria tiene que ver con la sensibilidad?, ¿Con sentir más profundamente, con ser menos trivial?, no lo sé. Es cierto que también el tiempo puede hacer que deformemos lo pasado, que lo adaptemos a lo que realmente necesitamos recordar por mor de nuestro bienestar presente... o puede ser que la gente por esa misma razón recuerda lo acaecido tiempo atrás según su percepción, lo que para mi fue importante para el otro no lo fue. Complicado.

viernes, 12 de mayo de 2017

Desaprender. No es cuestión de aprender mucho, es cuestión de desaprender mucho. Osho


“Pero lo más grave es que ni siquiera nos vemos a nosotros mismos como tales, sino la envoltura y la apariencia de nosotros mismos, justo aquello que, cuando tengamos claridad y sabiduría, descubriremos que no somos.” Ramiro Calle






¿Porqué no había aprendido a volar?, ¿Porqué siempre había vivido para los demás, dónde había aprendido a vivir de esa manera?, añoraba ser libre de ella misma, de repente, se dio cuenta, se había convertido en una máquina de trabajar, de estar siempre disponible, cantando incluso y feliz...¿Feliz? La verdad es que solo había volado cuando su trabajo de azafata se lo había exigido, pero ni siquiera en aquel tiempo levantó sus pies del suelo.

Recordó cuando hacía muchos años una amiga le regaló aquélla tarjeta, en ella se veía una niña que levitaba con una sonrisa muy amplia en su cara y una frase que decía, "Vuela, para volar solamente tienes que de la tierra tus pies despegar", algo por el estilo. Su amiga que la conocía bien quería indicarle que no fuera tan terrenal, tan ecuánime, tan dedicada y esforzada. Lo agradeció, le hizo gracia, pero no supo cómo hacerlo, ella volaba con sus libros, en sus letras, pero en su realidad jamás había despegado sus pies del suelo.

Sintió una profunda tristeza, siempre había creído que hacía lo correcto, pero ahora dudaba, no era la primera vez que se había sentido atrapada de aquella forma, que sentía el anhelo de marchar, de probar cómo sería esa otra forma de caminar, sin lastre, pero el peor cargamento lo tenía ella en su alma, unas cadenas que estaban cerradas con un candado imposible de abrir. El candado del apego, a las personas y a las cosas. Tenía un arduo trabajo por delante: Desaprender.

viernes, 5 de mayo de 2017

Gracias.




Hola amigos y amigas virtuales, esos que sin conocerme me dedican su tiempo, emplean unos minutos en leer mis letras, hacen el milagro de que lo que escribo interese a alguien, ¡Quien me lo iba a decir cuando escribía en silencio, en papel!, escritos desde siempre, desde que descubrí que tenía una salida a mis ansiedades, a mis tristezas y alegrías, escribir como leer han sido desde muy joven mis dos grandes aficiones, pero haber llegado a tener un grupo de blogueros tan leales, eso sí que nunca lo pude imaginar. He estado retirada por temas personales este último tiempo, pero sin olvidar este rincón que ya forma parte de mi vida, parece mentira cómo una afición ha hecho que formemos un equipo más o menos asiduo de lectores y escritores, no he dejado de leer estos días esporádicamente algunos de los últimos temas de ustedes, ya me meteré a comentar en cada uno de esos espacios que ya me son tan familiares.

Así que la entrada de hoy es de agradecimiento a todos ustedes, a los comentarios y tiempo que dedican a pasar por aquí, un placer. Es especialmente agradable porque, (Pienso yo) en esos momentos en que nos leemos y nos escribimos, de alguna forma lo que hacemos es escuchar al otro, sin oír nuestras voces interiores como cuando conversamos y tratamos continuamente de exponer nuestro criterio, el leer los escritos de mis diferentes amigos blogueros es tan placentero como cuando en una conversación alguien escucha sin emitir ninguna opinión, sin interrumpir, después se puede contestar, pero ya nos ha dado tiempo a pensar qué vamos a escribir, no sé si me explico...

MUCHAS GRACIAS por estar ahí, espero que sigamos leyéndonos y escribiéndonos  mucho tiempo.

sábado, 15 de abril de 2017

El amor, ¿Es ciego?







Se escucha con frecuencia la frase que da título a esta entrada y a mi siempre me ha sorprendido, porque yo no creo que el AMOR pueda ser ciego, si es ciego es inconsciente, luego no puede ser amor desde mi punto de vista.

No puedo amar a alguien que no conozco, puedo sentirme atraída por algún otro motivo, pero amor...no creo. Muy al contrario, pienso que es amor cuando viendo, conociendo al otro y a pesar de sus incompatibilidades lo acepto, no es fácil amar plenamente a los demás ni a uno mismo siquiera, pues persiguiendo no sé porqué razón, la perfección, nos vamos creando espectativas que casi nunca se cumplen, hablo de uno mismo y lo que es más arduo, de los demás.

Así que para mi amar es conocer, experimentar, ver, saber cómo siente uno mismo y el otro, por eso es tan complicada a veces la relación con el diferente, con el que muchas veces, aún a nuestro pesar, pretendemos que sea como nosotros, que sienta igual o se comporte como esperamos. 


jueves, 30 de marzo de 2017

Titulitis aguda.





Levantó la mirada para dirigirse a sus ojos, lo que acababa de escuchar era tan cruel a sus oídos que estuvo a punto de reaccionar apasionadamente, de contarle cómo había sido su adolescencia, su juventud, porqué no tenía un título universitario como él, que se jactaba de ello y recriminaba a los que no habían "estudiado" diciendo que mientras él "estudiaba" los que no lo habían hecho habían tenido ese tiempo para divertirse, para dormir, que ahora había que distinguir el esfuerzo de unos y la holgazanería de los otros.

Pensó en sus diecisiete años, levantándose a las seis, caminando una hora hasta su trabajo de administrativo, haciendo horas extras los fines de semana para ganar algo más, volver de nuevo caminando cuesta arriba a su casa, lo hacía además con esa alegría que pone la juventud, con el alma liviana, de la misma manera que a final de mes el sobre completo de su salario iba a parar a las paupérrimas arcas familiares para la colaboración obligatoria de la manutención de sus hermanos y madre, su padre había abdicado de sus obligaciones como tal. Algunos meses le costaba no quedarse con nada para él, tiraba el sobre en el aparador de mala manera y su madre le reprendía, diciéndole que dios le castigaría por su forma de actuar.

Estaban en el comedor de profesores, aquél incauto arrogante titulado universitario tenía un título, habría aprendido a dar clases a los alumnos, pero en realidad, no sabía nada, su vanidad no le dejaba ver, su ego le impedía saber ser, era un contenedor de conocimientos prácticos adquiridos, que le servían para eso, dar clases, pero interiormente se le antojaba a él vacío, así que calló, no contestó a la provocación, prefirió dejarle que siguiera su camino en la senda que había elegido, que tardara un poco más en encontrar lo verdadero, si es que alguna vez lo encontraba, esa, fue para él la mejor reacción.